N. 48 | Año XIIIl MAR- MAY 2019

QUADAINOS

Grupo de Reflexión Fernando Ortiz Letelier

DE EDUCACIÓN

Como grupo de académicos de izquierda

mantenemos desde hace un flexión acerca de la educaci

tiempo una re- ón superior en

Chile. En conocimiento de que otros cole-

gas han estado preocupados por una prob-

lemáticasimilar, yhanelaboradotrabajosalre-

specto, les invitamos, por me

dio de esta hoja

a debatir en conjunto. Esperamos que este

seaelembrión de una futura d

iscusión queno

dudamos será enriquecida gracias al debate.

Por supuesto que para q

rinda frutos, debe incluir a

estamos por un nuevo sis

tario, razón por la cua

ue este debate todos quienes tema universi-

desde ya invitamos

a contribuir en números posteriores a qui-

enes entiendan la Universidad de manera

no funcional al actual modelo económico.

Esperamos que esta pub aporte

asmo y espíritu crítico el

versitario, y ojalá también ella contribuya

icación sea un

para quienes vivimos con entusi-

quehacer uni-

a instalar en el ambiente académico una

discusión que permita reso

contradicciones que todaví

desde la dictadura, como son los problemas globales de la educación en nuestro

lver profundas a se arrastran

país.

El proyecto de ley sobre edu- cación que el gobierno ha firmado recientemente para enviar al parlamento, retro- trae la discusión a lo que se hizo hace ya unos cuatro años. Y más o menos con los mismos argumentos. Resulta sorprendente que se repitan las mismas ideas y las mismas falacias de entonces. Afor- tunadamente ya

han aparecido

respuestas con-

tundentes, como

las de Valentina

Quiroga, ex subsecre-

taria de educación del go- bierno anterior, como las de Nicolás Eyzaguirre, ex minis- tro de educación, como las de Mario Aguilar, presidente del colegio de profesores y muchos otros.

Publicación Trimestral Gratuita ISSN 0719-0271

Hay, sin embargo, un aspec- to importante que no apa- rece explícitamente en esta argumentación: el efecto de proyecto sobre la calidad de la educación. Aquí se obser- van con claridad las diferen- cias ideológicas de las distin- tas posiciones: una postura, la del bloque de gobier- no, estima que la for- mación social del

niño es poco impor-

tante, lo que cuenta

es que los niños se esfuercen, compitan

y aprendan contenidos

que después usarán en la educación superior y en su vida profesional. La otra es la contraria: el colegio debe ser primordialmente formación social, aunque sin olvidar el desarrollo de las habilidades cognitivas y creativas. En la

2 Cuadernos de Educación

discusión se suele olvidar que el desarrollo de la formación social no se da solamente en la sala de clases: se da principalmente en la conviven- cia de los niños en el patio del recreo, en la ca- lle caminando al hogar y en los hogares mismos donde los niños invitan a sus compañeros. La convivencia en la diversidad es, a nuestro juicio, un elemento importante, insustituible, de la for- mación social del niño. Un colegio donde solo hay niños de un solo tipo, obtenidos por selec- ción por parte de los colegios, lo que se suele caracterizar como el “descreme”, es un colegio más malo, en ese aspecto. Es sorprendente que el presidente repita una y otra vez la misma fal- sedad: “vamos a restituir el derecho de los pa- dres de elegir el colegio de sus hijos...” siendo que el nuevo proyecto de ley precisamente le quita a los padres la posibilidad de elección del colegio y se lo entrega al colegio.

Esta es la gran debilidad de los llamados colegios emblemáticos: allí el desarrollo se con- centra en los ramos científicos o humanistas, pero no en el desarrollo social, en un ambien- te de férrea competencia para distinguirse en la prueba de selección universitaria. A nuestro juicio el colegio debe formar ciudadanos, debe desarrollar la cooperación por sobre la comten

gencia, la solidaridad por sobre el egoísmo, el trabajo en equipo por sobre la supremacía in- dividual. El llamado “aprendizaje por pares” es interesante, no debe ser olvidado, pero aquí no estamos hablando de eso. Estamos hablando de la convivencia de niños diferentes. Claro que esto mismo puede acarrear dificultades: pero su superación constituye un elemento importante en la formación social del niño.

La exigencia y la selección son elementos que no puede obviarse: la pregunta es cuándo. Pensamos que comenzar la selección en la en- señanza básica es completamente prematuro: toda la enseñanza preuniversitaria debería ser en ámbitos diversos. La selección para el ingre- so a la educación superior, pensamos, no puede ser evitada.

Finalmente no podemos olvidar que, aún con la ley de inclusión actual, solo una parte de los niños pueden beneficiarse con la diversidad: todavía queda una extensa zona de discrimi- nación por razones económicas: los colegios particulares pagados. Tal vez en algún futuro se podrá extender la inclusión a todos los niños del país.

Cuadernos de Educación

Grupo de Reflexión Fernando Ortiz Letelier

www.cuadernosdeeducacion.wordpress.com

Publicación Trimestral Gratuita - ISSN 0719-0271

z > o] za E

“Reforma” Irresponsable: CENDA rechaza reforma pensiones Piñera.

CENDA rechaza terminantemente el proyecto de reforma previsional anunciado al país por el Presidente Piñera mediante mensaje publicado el 28 de octubre 2018. La misma aumenta bru- talmente el impuesto al trabajo sin mejorar pen- siones, pero duplicando los excedentes apropia- dos a perpetuidad por los mercados financieros. El modesto incremento en el pilar solidario es de cargo fiscal, agravando la irracionalidad de endeudar al fisco mientras se “ahorran” cotiza- ciones en inciertos mercados financieros. No mejorar las pensiones y agravar este abuso es una irresponsabilidad que pone en riesgo la frágil legitimidad del régimen democrático en tiempos peligrosos.

1. El incremento propuesto de 4,2 por ciento de las cotizaciones obligatorias sube este impuesto desde 12,8 por ciento de los salarios imponibles en la actualidad, incluyendo comisiones AFP y seguro de invalidez (ver IMACEI-CENDAJ), a 17 por ciento de los mismos, un incremento de un tercio en el caso de los salarios formales. En el caso de los honorarios el impuesto adicional es de 17 por ciento de los ingresos puesto que hasta el momento no están forzados a cotizar. Ello afectará negativamente las remuneraciones y también el empleo, como han reconocido el Banco Central, el propio Ministro de Hacienda y la unanimidad de los economistas. Es decir, lo pagarán los trabajadores aunque sea desembol- sado por los empleadores.

2. Este brutal incremento en el impuesto al tra- bajo no tendrá ningún efecto, nunca, sobre las pensiones actuales, tampoco mejorará significa- tivamente las pensiones de los futuros jubilados por mucho tiempo, y aún al cabo de tres déca- das su efecto en el cálculo las mismas será muy inferior al incremento de las remuneraciones. De este modo, el modesto aporte autofinan- ciado por “ahorro” en el sistema de AFP, que a agosto del 2018 alcanzó a $143.432 por jubila-

do (ver IMACEI-CENDA), representará una pro- porción de las remuneraciones imponibles aún más reducida que el mísero 18,4 por ciento de las mismas que aporta hoy.

3. Aunque dicho incremento no sea administra- do por las AFP, será transferido integramente y a perpetuidad a los mercados financieros, al igual la mayor parte de las cotizaciones actuales. En agosto del 2018 el sistema de AFP recaudó cotizaciones por 581.952 millones de pesos, de las cuales destinó sólo 183.824 millones (31,6 por ciento) al pago de pensiones autofinanciado con ahorro, se embolsó 184.770 millones

(31,8 por ciento) en comisiones AFP y primas netas de compañías de seguros, y transfirió 213.359 millones (37 por ciento) al fondo de pensiones (ver IMACEl-CENDA).

Con la reforma el último excedente aumentará al doble, puesto que el aporte a pensiones no cambia y 4,2 por ciento de salarios adicional ha- bría recaudado 190.241 millones de pesos más ese mes. El fondo de pensiones no será devuel- to jamás puesto que sólo se incrementa mes a mes con estos excedentes y beneficia principal- mente a los gestores financieros y el gran em- presariado nacional y extranjero que lo recibe en forma de reiterados préstamos y aportes de capital accionario.

4. Los modestos incrementos propuestos en el pilar solidario, inicialmente de alrededor de

9 mil pesos mensuales y al final de 36 mil pesos por beneficiario, en promedio, serán pagados íntegramente con cargo al presupuesto general de la nación. Este desembolsa actualmente cua- tro quintas partes del gasto total en pensiones, incluyendo un tercio de las pensiones civiles contributivas, la totalidad de las pensiones civi- les no contributivas que son tantas como aque- llas, además de las pensiones militares y otras prestaciones previsionales (IMACEI-CENDA).

5. Es decir, en Chile al igual que en el resto del mundo las pensiones se pagan principalmen- te con impuestos corrientes (reparto) y no con ahorro. La diferencia es que el impuesto al tra- bajo en Chile se desvía en su mayor parte y a perpetuidad a los mercados financieros, que es el verdadero motivo por el cual las pensiones son bajas y el déficit fiscal elevado. El proyec- to gubernamental agravará la irracionalidad de endeudar al fisco hoy para pagar pensiones, al tiempo que se “ahorra” la mayor parte de las cotizaciones previsionales en inciertos merca- dos financieros supuestamente para solventar pensiones futuras.

6. Esta es la verdadera causa de las bajas pen- siones y no la demografía, como se argumenta. El aumento en la esperanza de vida no es un problema sino la mayor conquista de la humani- dad. Gracias al continuo incremento de produc- tividad los trabajadores activos pueden con jor- nadas laborales cada vez más cortas mantener dignamente proporciones de adultos mayores muchísimo más elevadas que la chilena, como demuestran todos los países desarrollados.

7. Para mejorar las pensiones el Estado debe terminar con el sistema de AFP y recuperar el impuesto al trabajo que son las cotizaciones, las que permiten duplicar hoy todas las pensiones, reducir la edad de jubilación efectiva de 70 años en la actualidad a la edad legal de 60/65 años para hombres y mujeres, la que se puede man- tener hasta fines del siglo, y reajustarlas al ritmo de los salarios, sin subir las cotizaciones hasta la próxima década (ver propuesta C de Comisión Asesora Presidencial).

8. Las compañías de seguros, grandes empresa- rios y gobiernos, nacionales y extranjeros, que se han apropiado de las cotizaciones en forma de “primas únicas” de seguros, y los préstamos y aportes de capital registrados en el fondo de pensiones, pretenden no devolverlos jamás y aumentar las cotizaciones para hacerlo crecer todavía más. Deben devolver integramente este dinero y sus ganancias a sus legítimos propieta- rios, en forma de aporte autofinanciado a sus pensiones. El Estado deberá mantener sólo una reserva técnica razonable para períodos de re- cesión en que la recaudación de cotizaciones disminuye transitoriamente, como hacen todos los países (ver propuesta C de Comisión Aseso- ra Presidencial).

9. Terminar con la llamada “capitalización indivi- dual”, que consiste en el abuso de desviar una parte de los salarios a perpetuidad a los mer- cados financieros al tiempo que se mantiene a los jubilados con pensiones miserables, es una condición esencial para que el pueblo chileno recupere la confianza en las instituciones de- mocráticas, y frenar de ese modo el peligrosísi- mo auge del fascismo en el mundo y la región.

Directorio CENDA Octubre 2018

Referencias:

CENDA 2018. Índices Mensuales de Actividad Económica Interna, IMACE|-CENDA

, Disponible

en www.cendachile.cl visitado 28 de octubre 2015.

CAPSP 2015. Propuesta C Comisión Asesora Presidencial para el Sistema de Pensiones

Cuprum

Miembro de Principal Financial Group

aFp (mM modelo

Revolución tecnológica, contrarrevolución capitalista.

Claudio turra”,

“Estamos viviendo una revolución tecnológica [...] una gran transformación de la economía, de la sociedad e, incluso, de las formas de convi- vencia social”, señala el economista Juan Ma- nuel Rodríguez en su nuevo libro La revolución tecnológica, ¿El fin del trabajo? Opciones para Uruguay y países emergentes.1 En la “evolución del capitalismo” ha habido otras revoluciones de esta naturaleza. La actual es la cuarta. El prin- cipal propósito de la obra es analizar la magni- tud de su efecto ineluctable, la reducción de los puestos de trabajo, en la radical transformación de la organización productiva. Al adjudicar los cambios sin precedentes de los últimos 50 años a un proceso técnico, con una dinámica inma- nente, autodeterminado, motor de la historia, orientado a mejores formas de vida, Rodríguez coincide con la posición predominante en la academia, el gran empresariado, los organismos multilaterales y muchos gobiernos, en especial los más poderosos.

Por eso, la exigencia crítica elemental refiere a examinar tanto lo que se dice como lo que no se dice en ese enfoque coincidente, para poder iluminar lo que queda en la sombra: su origen, naturaleza, contenido, finalidad. El cambio téc- nico, de la tecnología, acompaña toda la peri- pecia humana desde que el Homo sapiens pro- dujo lo que necesitaba para vivir y permanecer, desde que el Homo sapiens y el Homo faber se tornaron cara y sello de una moneda, tanto en su relación con otros hombres como en su re-

lación con la naturaleza. Se teje así un proceso continuo de aprender haciendo y de una nueva producción que encarna el saber hacer aprendi- do y aprehendido, en lo que conocemos como reproducción.

Como señala Cristina Zucchermaglio en Lusabilita sociale delle tecnologie, “Las tecnolo- eías no 'caen' nunca en un vacío social, sino que por el contrario interactúan siempre con un sis- tema de prácticas sociales [...] La funcionalidad de la tecnología no reside tanto en su específica estructura técnica y material cuanto más bien en el curso de acción que produce y sustenta en un contexto productivo y organizativo. Los instrumentos tecnológicos no son nunca instru- mentos social y cognitivamente neutros: cum- plen acciones sociales y prescriben comporta- mientos específicos”. Las tecnologías, por ende, no adquieren funcionalidad de mismas, sino de las formas que caracterizan a la estructura económico-social que las contiene y significa. El capitalismo en su fase globalizada, en nuestro caso.

El capitalismo tiene dos finalidades concurren- tes: la ganancia y la dominación (territorial, po- lítica, ideológica) para asegurar la reproducción del sistema que garantice mantener y ampliar la ganancia. La historia del siglo XX muestra níti- damente esta dinámica.

Primero, desde la Segunda Guerra Mundial, y

en particular desde la posguerra, se produjo el avance de los movimientos populares en pos de una mayor igualdad en la distribución de la ri- queza; luego, la reacción planificada para cortar de raíz esa amenaza y revertirla en términos du- raderos, desde la estructura económica y social y todas sus expresiones. La contrarrevolución capitalista. El cambio técnico ha cumplido una valiosa función en ella.

Así, la historia ha discurrido lejos de lo que Ro- dríguez atribuye al cambio técnico: “La historia de la humanidad estuvo marcada por el cambio permanente en las herramientas que utiliza el hombre para resolver sus necesidades de ali- mentación, abrigo y vivienda [...] El cambio téc- nico es expresión de esta voluntad de encontrar formas mejores de atender las necesidades” o a “encontrar mejores formas de vida”.

El examen histórico-crítico permite afirmar que todas estas situaciones se inscriben en el capi- talismo, sistema que busca la ganancia y la do- minación territorial, política e ideológica, y no en “resolver sus necesidades de alimentación, abrigo y vivienda” ni en “encontrar mejores for- mas de vida”. Lo que cuestiona radicalmente el origen, naturaleza y sentido del “cambio técni- co” que propone Rodríguez.

El insoportable avance de la igualdad

Antes de que la historia diera un salto mortal, se vivía lo que Eric Hobsbawm denomina el “cor- to siglo XX”, la época que va de 1914 a 1991. En ella destaca la “edad de oro” del capitalismo, refiriéndose a las tres décadas que transcurren, aproximadamente, desde 1945 hasta 1973; desde la derrota de las potencias nazifascistas y sus aliados hasta el final del ciclo largo de ex- pansión económica de la posguerra. En la “edad de oro” se desarrollan los sistemas de protec- ción social en los países capitalistas avanzados y algunos no tanto, acaba el colonialismo, se produce el largo equilibrio entre superpotencias que caracterizó la Guerra Fría.

La industria fordista dio lugar a grandes aglome- raciones fabriles, creando las condiciones para la organización de sindicatos de alta incidencia en la repartición de las ganancias, al punto de que las curvas que representaban las ganancias del capital y las ganancias acortaban su distan- cia a puntos nunca antes alcanzados.

Como reacción se planificó erradicar el “inso- portable avance de la igualdad”. Se buscó res- taurar sin obstáculos, en forma duradera y es- tructural la ganancia y la dominación territorial, política e ideológica, las finalidades esenciales del capitalismo.

Ya en 1971, bajo la égida de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), se llevó a cabo una reunión de exper- tos de las patronales de los mayores países de- sarrollados, incluyendo Estados Unidos y Japón. El encuentro buscaba revertir el “fenómeno de degradación que caracteriza hoy por hoy el comportamiento de los trabajadores |[...] el en- durecimiento de sus actitudes [...] Las econo- mías industriales [...] sufren una revolución |...] que atraviesa todas las fronteras culturales [...] (y que se caracteriza por “un desafío a la auto- ridad)”.2

Se creó la Comisión Trilateral, una organización internacional privada fundada en 1973 por ini- clativa de David Rockefeller, ex miembro ejecu- tivo del Council on Foreign Relations y del Gru- po Bilderberg, que aglutina a personalidades destacadas de la economía y los negocios de las tres zonas principales de la economía capitalis- ta. El ex secretario de Estado de Estados Uni- dos Henry Kissinger fue uno de sus principales líderes.

Todos los preceptos generados por estos gru- pos de elite fueron sintetizados, durante los años 90, en el Consenso de Washington, un listado de políticas económicas asumidas por los organismos financieros internacionales y

centros económicos con sede en Washington DC, elementos básicos de la economía política “neoliberal”.

El eje de este giro estructural tomó en cuenta la centralidad del trabajo: se organizó la frag- mentación del trabajo incrementando su preca- rización, socavando las normas que buscan su mayor formalización, se disminuyó la interven- ción pública de protección de los trabajadores, reduciendo las libertades sindicales.

Todo ello concurre a impedir o inhibir la existen- cia y acción de los sujetos colectivos, en cuyo primer lugar se ubica la organización sindical, a nivel local e internacional. Todas estas medidas condujeron a la vertical caída tanto de la canti- dad de sindicatos como de afiliados a esas or- ganizaciones.

La privatización de servicios otrora brindados por el Estado agudizó las condiciones de despro- tección de las poblaciones menos favorecidas. La renuncia del Estado a regular activamente las condiciones macroeconómicas, especialmente en lo referente al empleo, generalizaron el tra- bajo precario y los abusos patronales. Se produ- jo una brusca reducción en el gasto social, así como de los impuestos aplicados a las empresas y familias. Fue el canto fúnebre del Estado de bienestar.

Como contrapartida, ha habido una eclosión de nuevos productos (automóviles eléctricos, energía solar fotovoltaica, biocombustibles y la panoplia basada en las tecnologías de la infor- mación y la comunicación: microprocesadores, teléfonos celulares y computadoras, la galaxia internet). Ha habido nuevos procesos de dise- ño y producción (desarticulación, fragmenta- ción, desterritorialización) y profundas transfor- maciones de la distribución y comercialización (grandes superficies, supermercados, ventas online), así como en el transporte y la logísti- ca, por ejemplo con el uso de contenedores. La creciente concentración de estos mercados

crea estructuras oligopólicas.

Se han creado nuevos mercados o expandido algunos existentes. La población de las ciudades superó a la población rural: la población urbana mundial pasó de 2.300 millones de personas en 1994 a 3.900 millones en 2014.

La combinación de búsqueda de ganancias ha llevado a desarrollar nuevos sistemas y aplica- ciones que han conducido a una creciente fi- nanciarización de la economía a escala global, creando instrumentos para ganar dinero sobre la base del dinero y no de la producción, sin lí- mites geográficos ni horarios.

Cambia la escala del sistema financiero en re- lación con la economía real. Se incrementa la desregulación del sistema financiero. A nivel empresarial, lo financiero predomina sobre lo productivo. Se incrementa la flexibilización y precariedad salarial. Se intensifica la desco- nexión entre grandes empresas y sus países de origen. Se incrementa la pérdida de capacidad de pilotaje macroeconómico de los estados na- ción en lo que hace a planes de pleno empleo.

Los bancos se transforman en instituciones f- nancieras legales que conviven con los paraísos fiscales, que sustraen impuestos a los estados en unos 190.000 millones de dólares, sirven para manejar dinero con fuentes directamente delictuales: miles de millones de dólares pro- venientes del narcotráfico mantuvieron a flote el sistema financiero durante la crisis financiera global de 2008-2010.

Estados Unidos y sus aliados han mantenido focos bélicos en Europa, Asia, África y, sobre todo, en Medio Oriente. El gasto militar mundial ascendió en 2017 a 1,73 billones de dólares, 1,1% más en términos reales respecto del año anterior, el más alto desde la Guerra Fría según el Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo (SIPRI). Estados Unidos mantie- ne su hegemonía mundial, con el 35% total de este gasto, y una inversión que supera a la de

los siete siguientes países combinados. La in- vestigación y desarrollo con fines bélicos es uno de los mayores capítulos presupuestarios. Los contratos de las empresas tejen una intrincada red clientelista en el Complejo Militar Industrial, sobre cuya peligrosidad ya había advertido el general Dwight Eisenhower al terminar su man- dato en 1961.

En todos y cada uno de estos cambios, la ¡no- vación tecnológica es un sustento básico para su implantación, asociada en forma programada con el poder institucional, el poder económico y la hegemonía ideológica y militar. Warren Bu- ffet, uno de los capitalistas más poderosos del mundo, por su fortuna y sus influencias, sinteti- za el resultado de esta cruzada: “Claro que hay lucha de clases, pero es mi clase, la clase rica, la que hace la guerra, y estamos ganando”.3 .

y f

* Claudio Iturra integra el Centro de Forma- ción y Estudios José D'Elía, del Sindicato Unico Nacional de la Construcción y Anexos.

Referencias

Ediciones de la Banda Oriental, setiembre de 2018.

Citada por Luc Boltanski y Eve Chiapello, Le nouvel esprit du capitalisme, Gallimard, París, 1999; p. 249.

The New York Times, 26 de noviembre de 2006.

Consideraciones acerca de la minería

del cobre y del !itio.

JU Camus Arnal

Resumen

En este trabajo se presentan conceptos que permitan entender la terminología que se utiliza sobre el cobre y el litio, metales que constituyen una importante fuente de divisas y preocupa- ciones de diversos medios intelectuales, políti- cos y mercantilistas de nuestro país.

Introducción

Chile es un país minero, porlo que se deduce que “la minería es el sueldo de Chile” o mejor dicho la minería es la viga maestra de la economía chi- lena”. Ambas aseveraciones se han convertido en verdaderos mitos. La única manera de elimi- nar estos mitos es con conocimientos, es decir, tener el mínimo de conocimientos que permitan entender el lenguaje que se utiliza a diario en los diferentes medios de comunicación. A pesar del esfuerzo que CODELCO hace por culturizar a los ciudadanos chilenos, a través de páginas instructivas y videos [1-4], es difícil encontrar ciudadanos que se puedan considerar cultos, mineralmente hablando, esto se debe princi- palmente a la tergiversada información que se presenta a la población a través de los diversos medios de comunicación y a la deficiente for- mación minera, en la enseñanza básica y media de nuestro país. Las grandes empresas transna- cionales son las más interesadas en que no se conozca la terminología, ni los conceptos, ni se divulguen las tecnologías que hacen posible la valiosa utilización de los diversos metales que se producen, a partir de los diversos minerales que existen en nuestro país. Se utiliza termino-

logía para confundir al lector, o simplemente para hacerlo creer que la decisión de privatizar los yacimientos para exportar sólo materia pri- ma, es la panacea y nuestro país no posee ni los medios ni la tecnología para aprovechar sus recursos naturales. La propaganda nos dice que: “Chile es líder en la producción de cobre en el mundo, producimos el 30% del cobre, el 16% de molibdeno, el 6% de plata y el 7% de oro del mundo” [5]. También nos cuentan que “más del 90% de las exportaciones mineras del país corresponden al cobre, y el 55% de las exporta- ciones totales del país corresponde a productos mineros” [6,7], nos cuentan “que de los 68 mil millones de dólares que el país exportó el 2017, unos 34 mil millones corresponden a exporta- ciones de cobre y sus derivados"[8], también nos dicen “que Chile exporta cobre en dos for- mas: 57% refinado y 43% en forma de concen- trados”[8].... etc. Todo esto con la intención de hacernos pensar que somos muy importantes o indispensables para el mundo, debido a la pre- sencia de este metal en nuestro territorio. Pero por otra parte, también nos cuentan que sólo el 31,57% del cobre lo produce la empresa estatal CODELCO [9] y el resto 68,43% lo producen empresas transnacionales, que por cada 1.000 Kg de mineral de cobre procesado, se producen aproximadamente 7 Kg de cobre, actualmente. Que la minería entrega sólo 1 peso de cada 7 pesos recaudados por el Estado. Que solamen- te existen tres refinerías de cobre en Chile, que la minería aporta sólo el 3% de empleo del país [10]. Luego se dan cifras que deberían preocu- par, como por ejemplo: la producción anual de cobre en Chile podría pasar de 5,7 millones a

8,1 millones el 2020, si se ejecutan la cartera de 44 proyectos de inversión extranjera, que signi- ficarían 53 mil millones de dólares de inversión en minería y Chile tendría el liderazgo mundial de producción de este mineral” [11]. Para cual- quier chileno no debería ser motivo de orgullo recibir enormes capitales, porque por ejemplo, las cuentas dicen que desde 1990 hasta 2016 (26 años) la inversión en minería fue de 19.000 millones de dólares y que sólo el 2016 los in- versionistas se llevaron utilidades por 20.000 millones de dólares, es decir, en un año recupe- raron la inversión de 26 años.

Desarrollo El caso del cobre

Intentaremos hacer un aporte que permita con- tribuir a aumentar la cultura minera de nuestro pueblo, para ello iremos analizando algunos conceptos y profundizando algunos temas.

Muchos compatriotas confunden conceptos básicos, entre ellos el concepto de “mineral” y por ejemplo, cuando se refieren al “cobre”, lo asemejana un mineral. El concepto de “mineral” es simple, es “una sustancia sólida cristalina, na- tural, inorgánica, con una composición química definida. Se encuentran en la superficie o en di- versas capas de la corteza del planeta, forman- do rocas” [12]. Es decir, la calcopirita (CuFesS2 ) es un mineral, cumple con la definición. Es un mineral de cobre, porque tiene 36% de cobre y 34% de Fe, es decir, tiene mayor proporción de cobre, es un mineral de cobre. ¿Cómo podemos sacar al cobre de esa roca? Aparentemente es simple, deberíamos chancar y moler esa roca, pero resulta que este mineral esta asociado con otros minerales, la fórmula mineralógica nos in- dica la proporción de cada elemento: Cu: Fe: S pero no nos entrega información sobre su com- posición química real. Entonces, cobre es un metal y podría ser considerado “mineral” sólo si se encontrara en estado metálico puro en la naturaleza, y en ese estado es escaso. Por este

motivo es más correcto recordar que el mineral de cobre es un producto de la naturaleza, donde el cobre se encuentra acompañado con otros elementos químicos. Con un mineral de cobre no se puede producir un alambre. En cambio el cobre metálico, es el que se produce en una refinería de cobre, ya sea fundiendo un concen- trado o electrodepositandolo en un cátodo.

La gran minería del cobre en Chile la lidera La Escondida, cuyos dueños son BHPBilliton, Rio Tinto PLC y Jeco , que aporta el 22,2% del to- tal nacional en la producción de cobre [13]. La Escondida y todas las divisiones juntas de CODELCO están catalogadas como “gran mi- nería”, son las que realizan el mayor aporte al erario nacional en calidad de impuestos. ¿Cuál es el aporte neto al fisco, de esta actividad eco- nómica? El aporte al fisco de la minería del co- bre (estatal y privada) se reduce año tras año: el 2006 el aporte al fisco fue de 34,3%, el 2010 fue de 20,5%, el 2014 fue de 9,1% y el 2016 fue sólo de 1,7 % [14].

¿Qué es lo que realmente estamos comerciali- zando? COCHILCO nos informa que “entre los años 2006- 2016 la producción aumentó de 2,1 millones de toneladas de cobre fino en concen- trados en promedio, en torno a 7,65 millones de toneladas métricas secas de concentrados, a alrededor de 3,4 millones de toneladas de cobre fino en concentrados, aproximadamente 12,5 millones de toneladas métricas secas de con- centrado... [15]. Descifrando esta información quiere decir, que el 2006 se comercializaron 7,65 millones de toneladas de concentrados con 27,4% de cobre y el 2016 se comercializa- ron 12,5 millones de toneladas de concentrados con 27,2% de cobre. Es decir, no estamos co- mercializando cobre, sino “concentrados de co- bre”, en otras palabras, estamos comercializan- do materia prima semielaborada, para que en otro país, se extraiga el cobre de ese producto y otros metales que contiene ese concentrado.

El 2016, la empresa estatal CODELCO, estaba

exportando prácticamente el 40% del total de su producción, en forma de concentrados y la empresa privada el 70%, el 2016. El 2017 prác- ticamente el 50% del total de exportaciones de productos cupriferos se comercializó en forma de concentrados, es decir, como “graneles”. Co- chilco informa que al 2020 Codelco comercia- lizará un 88% en forma de concentrados [16].

¿Qué son los concentrados de cobre?

Los concentrados de cobre, se obtienen pro- ducto de la extracción del cobre a partir de los minerales sulfurados de cobre, separan- do el producto metalizado del mineral de la ganga (producto no metalizado del mineral), mediante un procedimiento físico-químico llamado“flotación”. Por ejemplo, después de someter un mineral sulfurado,(con una ley de aproximadamente 1%) a flotación, se extrae un concentrado que contiene: 30,11% de cal- cosita (Cu25); 21,02% de enargita (Cu3As S4 ), 7,25% de calcopirita (CuFeS2) y 4,80% de bornita(Cu5Fes4), este conjunto de minerales de cobre se encuentra mezclado con minerales que no contienen cobre, que pueden contener el mineral molibdenita, de alto valor comercial y otros que no tienen valor comercial y que constituyen finalmente el relave. Esquemática- mente este proceso se puede representar de la siguiente manera:

Mineral sulfurado (1% de Cu) f—+| Flotación |—*| Concentrado (30% de

R

Relave Concentrado de Molibdenita

Es decir, por ejemplo, si se parte de un mineral con una ley de 1% (contiene 1% de cobre), des- pués de la flotación, en el concentrado pue- de haber 30% de cobre, el contenido de cobre puede aumentar si se realiza una flotación más eficiente.

Comercializar el concentrado de cobre es un

pésimo negocio para el dueño de los minerales, porque a partir de los concentrados se pueden obtener valiosos metales, más valiosos que el cobre mismo. Además, el “relave o ganga” es un pasivo ambiental, que se deposita en luga- res cercanos al yacimiento abandonándolo ge- neralmente, sin ningún tipo de cuidado por el suelo ni las poblaciones aledañas [17].

Calculando a mano alzada, 100 toneladas de concentrado de cobre, pueden costar 59.943 dólares y las 29,69 toneladas de cobre que hay en ese concentrado pueden costar 203.406 dólares (calculado considerando un concentra- do con 29,69% de Cu a 3,10 dólares la libra), es decir prácticamente se triplica el valor, sin considerar los subproductos (oro, plata, molib- deno, renio, platino, paladio, azufre, etc.) que contiene el concentrado.

Además, al comercializar el concentrado se consideran ocho elementos “penalizables”, es decir, si estos elementos (As, Sb, Bi, Zn, Pb, E Cl, Hg) aparecen en los concentrados, se mul- tan y hay que descontar considerables montos, de acuerdo a una “negociación”[...] Lo increí- ble es que los elementos “pagables” son sólo tres: Cu, Au y Ag, no se cuentan entre los paga- bles, todos los demás elementos que contiene el concentrado: Pd, Pt, Mo, Re, Ni, Se, Te, S y otros en menor proporción, que al ser millones pueden sumar: kilogramos o toneladas [18-19].

El concentrado debe ser sometido a fundición para convertirlo en metal rojo, este metal sale de los hornos con altos porcentajes, sobre el 95%. Como el concentrado contenía azufre, este sale en forma de gas (SO2) que puede ser transformado en ácido sulfúrico. Esquemática- mente este proceso se puede representar de la siguiente manera:

Concentrado [——*| Fundición |—*| Cobre (95-99,5%)

| Gas »

Ácido sulfúrico

«

El cobre obtenido se llama “cobre Blister” o cobre ánodos”, que puede ser refinado median- te electrolisis, para obtener un cobre de la más alta pureza, para ser utilizado en las industrias eléctricas y electrónicas. Es en la celda de elec- trolisis, donde se separan los metales nobles que contiene el cobre que sale de los hornos. Esquemáticamente este proceso se puede re- presentar de la siguiente manera:

Cuánodos [—»| Electrólisis [| Cu electrolítico (99,99%)

y

Oro, Plata, Platino, Paladio, Selenio, Teluro, Níquel

Es decir, cuando nos informan que estamos exportando concentrados de cobre, debemos recordar que este material en polvo grisseo, contiene diversos sulfuros de cobre y mo- libdeno más otros metales asociados, que se encuentran en menor proporción, pero que son más valiosos que el cobre mismo [20]. Es decir, contiene 30% de cobre y 70% de diver- sos elementos, varios de los cuales tienen alto valor comercial. Por ejemplo, si convertimos a unidades similares los precios de estos meta- les y metaloides (como el Selenio y Teluro), que acompañan al cobre en los concentrados, y los comparamos con el preciodel cobre, a 3 dóla- res la libra, observamos que es el menor del listado [21] .

w Sl y

U$/ lb | 19.85 | 13.67 | 14.117 | 2.27 24 |54, 11,5 | 5,84 [3,0 2 5)

Metal | Au Pt Pd Re Ag Se_ | Te Mo Ni Cu

Una mención especial merece el metal llamado Renio (Re), es considerado, como de la “familia de los metales nobles”, tiene una importancia vital en la industria, por ser utilizado en la pro- ducción de aleaciones especiales y catalizado- res. Este metal se obtiene a partir del concen- trado de molibdeno.

Esquemáticamente este proceso se puede re- presentar de la siguiente manera:

Concentrado de molibdeno

Mo0O;

Tostación Volátil

No volátil Re,O,

Los concentrados de molibdeno (“molibdenita”) contienen entre 0,2-3,0% de Renio. Lo que sa- bemos es, que nuestro país aporta el 50% de la producción mundial de este valioso metal. La transnacional Molymet produce en Chile unas 18.000 Kg de molibdenita al año (la producción mundial es de 50.000 Kg/año) [22].

En suma: ¿Cuánto cobre produce Chile actual- mente?

La pregunta parece ser simple, pero ¿“Chile” es Codelco o la Transnacional Escondida, “Co- bre” es concentrado de cobre (30% Cu) o cobre electrolítico (99,99% Cu)?. Es decir, nos intere- sa saber lo que de este territorio sale hacia el resto del mundo o los ingresos al fisco chileno.

¿Cuáles son los principales productos comer- ciales que se obtienen a partir de los concen- trados de cobre?

La respuesta es simple, el listado es el siguien- te, en orden de valor comercial:Cátodos Cu electrolítico (99,99%), Cobre Blister y Ánodos (99,8%), Cobre Refinado a Fuego (99,5), Barros anódicos y subproductos (Au, Ag, Pd-Pt, Se, Te, Ni...), Ácido sulfúrico.

Concentrados Cu Fundició Cobre Electrólisis Au, Ag,

Pd, Pt,

Se, Te...

Acido sulfúrico Cobre refinado

Fundición squemáticamente este proceso se puede representar de la siguiente manera:

El caso del litio

El Litio (Li) es un metal alcalino, que como su nombre lo indica fue descubierto en rocas. El Li se encuentra debajo del hidrógeno, en la Tabla Periódica de los Elementos, es muy liviano y su átomo es muy simple, tiene sólo tres electro- nes y en su núcleo, fuera de los tres protones puede tener entre tres y ocho neutrones. Esta característica le permitió al litio “militarizarse”a partir de 1943, cuando se desató la carrera ar- mamentística y se pensó en la fusión de áto- mos ligeros, para generar calor principalmente, y ser utilizado para producir bombas termo- nucleares. Es decir, interviniendo el núcleo de este simple metal se puede generar enorme cantidad de energía. Por este motivo, no es de extrañar que sea la Comisión Chilena de Ener- gía Nuclear (CCHEN), la que tenga la más im- portante responsabilidad sobre este preciado metal. Ocurre que nuestro país está adscrito al Tratado de No Proliferación Nuclear, es decir, forma parte de los 190 países del mundo que se han comprometido ante las Naciones Unidas, desde 1970 a la restricción de la posesión de armas nucleares “para impedir la proliferación de armas de destrucción masiva”. En otras pala- bras, la CCHEN, a partir de 1990, debe obliga- toriamente darle trazabilidad a cada gramo de litio que salga de nuestro territorio, contenido en cualquier producto que se comercialice. Sin

embargo, la historia del Li en nuestro país em- pezó en 1968 cuando se gestó una asociación estatal -privada entre Corfo (37,5%) y la Socie- dad Chilena del Litio (Anglo-Lautaro) (62,5%). La SCL produjo en el año 1984, 11.800 ton de carbonato de litio (Li2CO3 ), que transfor- maba esta sal en litio metálico en su planta de Nevada, EEUU. Posteriormente esta empresa fue comprada por Foote Mineral Co. y luego traspasada a Rockwood, la que actualmente es propiedad de Albemarle. Por su parte Corfo creo la empresa Soquimich para explotar los Salares que en 1971 se nacionalizaron yCorfo mantuvo el control del 100% de la explotación de los salares, hasta 1973. En 1983 Corfo sede su propiedad a SQM, empresa privada que ac- tualmente produce Li2CO3 , LIOH, LiCl y por su lado Albemarle sigue produciendo Li2CO3 y LiCI,

Se estima que Albemarle y SQM podrían llegar a producir unas 300.000 ton de Li2CO3 por año.

Llama la atención que al Litio se le trate co- múnmente como un “mineral”, en lugar de “me- tal”, incluso en la literatura que pretende difun- dir conocimientos, por ejemplo, “El litio se ha convertido en un mineral de enorme interés a nivel mundial”...parte diciendo un documento de Cochilco [23]. El Instituto de Ingenieros de Minas [24], presenta un interesante documen- to donde propone estrategias para el desarro- llo del litio y recuerda que este metal no es susceptible de concesiones mineras. Entre las importantes medidas que propone tomar, están las siguientes: * -cualquier empresa puede soli- citar concesión sobre los salares para explotar algún mineral, pero debe informar si encuen- tra litio.- los materiales atómicos naturales y el litio extraídos y los concentrados, derivados o compuestos de aquellos